Red de Investigación en Administración de la
Innovación Tecnológica, Económica y Sustentable

Dimensiones socioculturales en el emprendimiento: retórica, discurso, poder e identidades

Resumen

El análisis del proceso cultural de emprendimiento en tres áreas de la República Mexicana con características particulares (demográficas, económicas y de desarrollo social) en contextos históricos y culturales específicos. El análisis del emprendimiento en una dinámica económica y cultural,  que busca rescatar los elementos socioculturales y no sólo los de racionalidad y ajuste a través del mercado. El emprendimiento de mipymes se corresponde entonces con elementos regionales propios pero con otros donde el sujeto interactúa en un medio y éste permea el capital social y empodera lo que se ha dado en llamar la cultura emprendedora. Ésta se expresa con una identidad y un lenguaje que le son propios en los grupos de empresarios. Se exploran los elementos culturales relacionados con el emprendimiento en organizaciones mipymes del centro de la República (Guanajuato y Querétaro), sur (Oaxaca) y sureste (Chiapas). En una primera etapa, los estados de Guanajuato y Oaxaca, analizando la emprendeduría y las prácticas sociales asociadas, la estructura económica y social y el manejo del capital cultural, simbólico y económico. En una segunda etapa, los estados de Chiapas y Querétaro, explorando además los cambios históricos en las regiones, específicamente en el caso de Chiapas el impacto de los grupos calvinistas en la región de Los Altos. 

Antecedentes y Justificación

En México, según datos del INEGI, el 95.5% de las empresas son consideradas microempresas, absorbiendo entre ellas, las pequeñas y medianas empresas al 72.9% del personal ocupado en el país (Contreras, et al 2011). Los principales problemas que enfrentan los emprendedores  son la falta de clientes, la competencia excesiva y las ganancias bajas. Estos problemas se relacionan con condiciones de mercado y con elementos propios de este tipo de empresas: poca innovación o innovación insuficiente que repercute en la  competitividad.

El emprendimiento no sólo es una práctica económica sino también una de carácter cultural, el empresario interactúa socialmente y en redes, en consecuencia genera prácticas específicas determinadas por la socialización y la estructura social donde se maneja no solamente el capital en términos económicos, sino también culturales y simbólicos (Contreras, et al 2011). La estructura económica y social determina una forma dada de comportamiento que se reviste culturalmente y se expresa a través del lenguaje, la comunicación es un proceso de creación, mantenimiento y transformación de significados (Urbiola y Vázquez, 2009).

A través del lenguaje se construyen significados comunes y se alcanza consenso, fragmentación o ruptura en la dinámica sociocultural. El estudio del lenguaje y el discurso identitario así como los contextos rituales y la respuesta social nos ayuda a entender cómo explican los emprendedores de la región la dinámica de desarrollo económico.  La identidad incluye elementos culturales generales y particulares de contexto o región (Urbiola y Vázquez, 2010).

La discusión sobre la Mipyme es México es relevante dado el impacto en el empleo y el efecto multiplicador sobre el consumo.  El trabajo se ubica en tres regiones de México -centro, sur y sureste- con diferencias culturales, de historia económica y de participación empresarial. De acuerdo al PNUD, para 2010, Oaxaca tenía un índice de desarrollo humano de 0.66, mientras que Guanajuato de 0.70 con un diferencial de población de casi dos millones de personas en un territorio tres veces mayor que el de Guanajuato. Para el caso de Querétaro y Chiapas, las diferencias en el índice de desarrollo humano son de 0.74 y 0.64 respectivamente con un diferencial de población de más de tres millones en un territorio cinco veces más grande. Estas diferencias sugieren posibilidades de desarrollo en los estados de Chiapas y Oaxaca a pesar de tener las últimas dos posiciones del país en el IDH para 2010. De acuerdo con el INEGI para 2008 ambos estados superan a Querétaro en personal ocupado en unidades económicas aunque la participación conjunta en el PIB nacional no supera a la del estado de Guanajuato.

 Esta investigación busca explorar los principales elementos culturales de emprendimiento, identidad y discurso en el que se presentan. Los análisis tradicionales de corte economicista dan prioridad a los estudios formalistas y en algunos casos sustantivistas que, sin embargo, no exponen de manera clara los elementos de manejo cultural y simbólico que llevan a cabo los emprendedores ni el vehículo discursivo que utilizan para explicar la formación del capital entre los empresarios. Se busca responder a las preguntas siguientes: ¿Qué elementos son considerados importantes por los emprendedores de la región? ¿Cuáles de éstos les permiten sobrevivir en mercados concentrados? ¿Cuáles son los principales problemas que enfrentan? ¿Cuáles son las estrategias de manejo cultural que se han desarrollado para asegurar el emprendimiento? ¿Cómo se expresan discursivamente?

Objetivo general y objetivos particulares

Explorar los elementos culturales relacionados con el emprendimiento en organizaciones mipymes de tres regiones de México (Oaxaca, Guanajuato, Querétaro y Chiapas), los principales elementos de identidad y el discurso en el que se presentan.

Objetivos particulares

Analizar la información sociotécnica y cultural de prácticas individuales y de grupo así como la experiencia y la capacidad de adaptación a los procesos de innovación.

Analizar la relación entre los logros económicos-financieros y el tipo de capital simbólico que es capaz de manejar y construir el empresario, las relaciones de poder y el tipo de lenguaje que se utiliza. 

Analizar las condiciones sociohistóricas particulares y de desempeño económico en las regiones involucradas

Para el caso de Chiapas incluir en el análisis la accion económica de acuerdo a la predestinación calvinista.

Hipótesis

 El lenguaje y el discurso empresarial relacionado con el emprendimiento muestra formas dicotómicas y en ocasiones opuestas sobre el deber ser del empresario y la organización. Muestra también una estructura organizacional y relaciones de poder no disociadas de una identidad organizacional y regional

Metodología

Cualitativa utilizando elementos de tres métodos cualitativos: la Fenomenología, el Interaccionismo Simbólico y la Etnometodología para comprender la práctica del emprendimiento en un contexto sociocultural y de lenguaje. El objeto de estudio es la mipyme pero más allá, el emprendedor en un contexto sociocultural particular.

Las técnicas a seguir serán la entrevista, el cuestionario (con respuestas cualitativas) y la observación no participante.

Este trabajo se complementa con la investigación descriptiva de las regiones y el desarrollo de los principales indicadores socioeconómicos.

Se requerirá el uso de un material paramétrico de primer acercamiento para subrayar los elementos de manejo de capital cultural y simbólico que junto con los sociales, comerciales, financieros y tecnológicos pueden ayudar a entender el emprendimiento como un proceso desde el punto de vista del actor.

Las preguntas de investigación se relacionan con la actividad del emprendimiento en procesos socioculturales. ¿Cuáles son las estrategias de manejo cultural que se han desarrollado para asegurar el emprendimiento? ¿Cómo se expresan discursivamente? ¿Qué relación tienen con el manejo del capital social, cultural y simbólico?

El trabajo de campo se ha diseñado en dos etapas, la primera corresponde a los estados de Oaxaca y Guanajuato y la segunda a los de Chiapas y Querétaro. Se llevarán a cabo entrevistas a empresarios de mypimes y se analizará el contexto en el que se desarrolla (visión mmacro y de microinteracción)el proceso de emprendimiento. Se tiene contemplado además reuniones periódicas con los profesores participantes tanto en Querétaro como en Guanajuato (campus Celaya y Morelos).